🥇 Pierna de cerdo asada, jugosa y con piel crujiente

🥇 Pierna de cerdo asada, jugosa y con piel crujiente

¿Te gustaría hacer una pierna de cerdo asada, con una masa jugosa y bien cocida, que se nos deshaga en la boca? ¿Te gustaría sentir el crujir de la piel del cerdo tostada? Y que a la vez, ¿todo ello tenga impregnado el sabor y los olores de nuestra tierra? Pues estás en el sitio idóneo, ¡acompáñame!

Pierna de cerdo asado jugosa y con piel crujiente
Pierna de cerdo asado, crujiente y jugosa.

La pierna de cerdo asada, jugosa y con la piel crujiente, es uno de los platos más típicos de las festividades cubanas, dígase navidad, cumpleaños, bodas, entre otros, y todo ello, en cualquier parte del mundo. El lechón asado en púa, es el modo de preparación más tradicional y ha sido degustado hasta por los mismos Reyes de España durante su visita a Cuba. Sin embargo, el pernil de cerdo asado, se convierte en la opción más recurrida, por una cuestión de espacio, de tamaño o de economía.

Pues bien, aquí les tengo unos trucos para lograr una pierna de cerdo asada jugosa y con la piel crujiente.

Ingredientes

  1. Ajo (media cabeza de las grandes),
  2. pimienta negra molida (media cucharada),
  3. comino (media cucharada),
  4. pimienta de Jamaica molida (media cucharada)
  5. 2 naranjas amargas (naranjas agrias en el Caribe)
  6.  media cucharada de sal.

Siempre se pueden añadir otras especies, e incluso, variar las proporciones de las especias mencionadas a gusto.


Preparar el adobo

El primer truco, es preparar el adobo dos o tres días antes de hacer la carne, para que el jugo de los cítricos se fusione bien con los sabores y aromas de las especias. Si no te da tiempo a prepararlo, conque lo dejes reposar un par de horas, antes de aplicarlo, será suficiente.

En Cuba, solemos usar como base para la preparación, la naranja amarga (naranja agria en Cuba), pero como en el norte de España es difícil conseguir esta variedad, yo la sustituyo por los zumos de dos naranjas dulce y dos limas.

Además, me gusta añadir pimienta de Jamaica (pimienta dulce en Cuba). Esta pimienta, aporta un sabor y un aroma tan especial, que enseguida te transporta a la cocina cubana. En consecuencia, poner un poco de pimienta dulce, es simplemente, marcar la diferencia entre una carne normalmente condimentada y, una carne condimentada con el sabor de esos cerdos asados en las montañas del oriente cubano.

Adobo para pierna de cerdo asado
La pimienta dulce o pimienta de jamaica, es uno de mis ingredientes secretos para darle sabor a la pierna de cerdo asada.

Y lo demás, no tiene ciencia, añadimos las especias bien picadas y molidas al jugo de los cítricos. La sal, por su parte, es a gusto también, e ir probando para que la mezcla no quede ni salada, ni baja de sal.

¿Cómo adobar la pierna de cerdo?

Entre más tiempo tengamos la carne marinando, es mucho mejor, por ello, yo dejo el pernil de cerdo marinado en la nevera desde el día anterior. Cuando lo sacas de la nevera, ya dan ganas de comérselo, por el aroma que desprende.

Consejos

Un consejo a la hora de adobar, es no pinchar la carne, mucho menos la piel. Antes, yo solía hacer pequeñas incisiones a la masa para rellenarla con especias, sin embargo, cuando dejé de hacerlo, la carne me empezó a quedar mucho más jugosa. En cuanto a la piel, la grasa que se encuentra debajo de esta, cuando alcanza altos grados de temperatura, contribuirá a la cocción del pernil.

Otro detalle a tener en cuenta, es que si al poner a marinar el pernil de cerdo, queda algo de adobo, podemos reservarlo para cuando esté la carne cocida.


¿Cómo lograr que la pierna de cerdo asada quede jugosa y con la piel crujiente?

Cuando llevamos un pernil de cerdo con piel al horno, es recomendable:

  1. Utilizar una bandeja con rejilla, para evitar que la piel roce con la sartén y se queme, o que se enchumbe de agua.
  2.  El lado de la pierna, que menos piel tenga, debemos colocarlo hacia arriba durante las primeras horas de cocción. De esta forma, evitaremos que se cueza muy rápido, y que se nos queme.
  3. Poner otro lado, ponemos un poco de agua en esa sartén, solo un poco, que cubra todo el fondo. De esta forma, nos proporcionará hidratación a la carne.
  4. El tiempo de cocción, es de una hora por cada Kg, a 160 grados. No obstante, eso también depende de cada horno, por eso, un indicador para saber si ya está cocida, es cuando vemos que la masa se separa del hueso.

Trucos para conseguir una piel de cerdo crocante

Velar porque la piel no se dore o ampolle durante los primeros minutos de cocción, eso indica que se va a cocinar antes que el resto de la carne y, que se nos puede quemar. Si es necesario, después de unos minutos, podemos bajar un poco la temperatura, hasta unos 150 grados.

Y por último, subir la temperatura a 180 grados en los últimos minutos de cocción. Este golpe de calor hará que la piel comience a tostarse y a ponerse crujiente, además de, desgrasar el pernil. Esto se debe hacer durante aproximadamente 10 min, siempre atentos a que se dore sin quemarse.

Y esto es todo, así tendremos una deliciosa pierna de cerdo asado con la piel crocante. Cuando saquemos la carne del horno, y comencemos a picarla, podemos añadirle parte del adobo que nos quedó y el resultado es exquisito… se me hace la boca agua. La podemos acompañar con un sabroso congrís (arroz moros y cristianos), tamales cubanos, yucas, ñames y frituras de malangas o ensaladas.

4 Replies to “🥇 Pierna de cerdo asada, jugosa y con piel crujiente”

  1. Me estoy preparando para hacerla para año nuevo, una pregunta el adobo que me quede se lo pongo sin cocinar a la carne rebanada una vez cocinada? ya se hace agua la boca ara probarla.

    1. Sí. Por eso me gusta preparar el adobo un par de días antes, porque los zumos del limón, la naranja y la sal de alguna manera lo van cocinando también. Tampoco lo salo mucho cuando lo preparo, simplemente echo la cantidad de sal que necesita para que esté en su punto, que tenga sabor. Yo se lo echo a la carne cuando empiezo a rebanarla y está bien caliente todavía, y con la sal en su punto no me queda salada la carne.
      Por otro lado, otro consejo que te doy, es que si tienes una hora determinada en la que quieras comer, calcula una hora por cada kg y además deja un par de horas más de margen, porque la cocción no solo depende de la temperatura sino del tipo de horno. Por ejemplo, yo suelo abrir el horno solamente dos veces durante la cocción, la primera para virar la carne y la segunda para sacarla. Porque mi horno me permite ver desde fuera como va la carne, si necesita más temperatura o menos. Yo suelo ponerla a 170 grados y no se me quema, pero si veo que la piel se va cocinando muy rápido la bajo un poco.
      Si la carne se me ha hecho mucho antes de la hora de comer, la dejo en el horno a 100 o 120 grados. De esa manera, seguirá caliente y se seguirá haciendo, se va poniendo mucho más suave y jugosa. Se te deshace en la boca luego.
      Y siempre dejo para último lo de poner crujiente la piel, eso lo hago ya cuando voy a comer, subes la temperatura entre 180 y 200 grados y en menos de 10 minutos la tienes.
      Y nada, desearte felices fiestas y que te quede muy rica la receta.
      Saludos
      Delia

Deja un comentario